Conoce nuestros destinos para tus viajes +54 03446 373891 - +54 03446 508504

Pura Vida Eco Aventura es otra forma de relacionarse con el paisaje y su gente

La preocupación por el impacto ambiental, natural y humano no sólo afecta a las iniciativas vinculadas con las grandes obras de infraestructura y la industria, sino que también abarca a la actividad que se genera a través del turismo, especialmente el convencional.

11/05/2016

Este turismo convencional o de masas, afecta los diferentes ecosistemas y produce una creciente devaluación ambiental de los bienes, recursos y atractivos naturales de una localidad. Por eso existe una alternativa que se denomina eco turismo que está destinada a evitar estas degradaciones y además es una poderosa herramienta para que no avance la aculturación de las comunidades receptoras. Con ese espíritu, Juan Martín Rivas, Hermann Feldkamp y Emiliano Francisconi formaron el grupo Pura Vida Eco Aventura y desde Gualeguaychú proponen una forma diferente de vivir las vacaciones, donde además se puede ser protagonista de excursiones y aventuras que quedarán por siempre en la memoria. A través de la navegación con kayak, pero también con cabalgatas, salidas con todo terrenos, trekking (modalidad de excursionismo que consiste en recorrer a pie largas distancias o zonas determinadas) y buceo con snorkel (con máscara para ver debajo del agua, aletas para los pies y un tubo para respirar que reemplaza a los tanques de oxígeno), Pura Vida propone otra alternativa para vivir ser parte del paisaje y comprometerse con el entorno y la biodiversidad.

“Tenemos varias propuestas, en paisajes diferentes que abarcan las provincias de Chaco, Corriente, Chubut, Santa Cruz y, por supuesto, Entre Ríos”, expresó Feldkamp para dar cuenta no sólo de una variedad para realizar excursiones, sino también para confirmar la riqueza paisajista que caracterizan a la Argentina. Aguas brillantes Los esteros del Iberá (Corrientes) es el segundo humedal más grande de América Latina, sólo superado por el Gran Pantanal en Brasil. Está conformado por una amplia red de arroyos, riachos, pantanos, lagunas y bañados que abarca casi 25.000 kilómetros cuadrados “En esos esteros hacemos kayakismo, cabalgata, trekking y buceo con snorkel”, aporta Rivas. 

“Pero el condimento de Iberá es la contemplación de su flora y su fauna. Dormir dentro del Iberá, en campamentos, en lugares donde el turista no pernocta”, agrega Francisconi para invitar a la magia del descubrimiento. Esta es una propuesta cuya travesía dura cuatro días como mínimo y donde en esas jornadas se convive con los baqueanos y paisanos del Iberá. “Previo a toda salida, siempre compartimos una charla a manera de introducción, que nos permitirá apreciar mejor no sólo el paisaje sino interpretar la historia, la cultural y la vida social de un determinado lugar”, completó Rivas. 

Y la otra propuesta en estas tierras se denomina “Trans-Iberá”. Consiste en una excursión de diez días, atravesando todo el Iberá de Norte a Sur. Se dice que Corrientes tiene Payé, una magia, un hechizo muy personal que se vivencia en sus largos atardeceres naranjas, pero también en esas historias de misterios que sólo se escuchan en las noches alumbradas solamente con un fogón. El Impenetrable El Eco Turismo que propone Pura Vida también permite conocer el Parque Nacional “Impenetrable”, que fuera creado hace un par de meses y comprenden las tierras conocidas como la estancia “La Fidelidad”, sobre el río Bermejo que baña las tierras chaqueñas. Es el corazón del Impenetrable. Una tierra de leyendas. “En abril estaremos capacitando a los Wichí de la comunidad Nueva Población, para que ellos sean los guías de kayakismo aventura y de esa forma sumarse al proyecto de Pura Vida en dicho luchar”, adelantó Feldkamp. “Entendemos y estamos convencidos que ellos son los mejores intérpretes de ese entorno”, aporta Francisconi. “Además de capacitar, nos vamos capacitando porque el lugareño tiene un saber propio, casi innato, propio de aquel que es considerado paisano”, completa Rivas. 

Lo austral Pura Vida no sólo ofrece servicios de eco turismo en las verdes selvas y misterios montes litoraleños. También la Patagonia forma parte de sus dominios, si por dominio se entiende sana influencia más que potestad. El río Chubut, desde Piedra Parada hasta Los Altares, es una propuesta donde la toponimia ya expresa la aventura y el descubrimiento. “Se trata de travesías por otra clase de entorno, de geografía, pero siempre con kayak, e incluye cabalgatas y trekking”, aclaran. Se visitan lugares donde quedaron las huellas de antiguas civilizaciones que han dejado su testimonio en piedras que son como muros que también relatan parte de nuestra historia. “Es un viaje a la prehistoria, que supone una historia previa a la que conocemos formalmente”, recalca Rivas y ellos describen la maravilla de encontrarse con el guanaco, las bandurrias, las maras, los pumas, el choique (ñandú), pero también las huellas de los dinosaurios, los portentos que alguna vez dominaron también todo ese reinado. 

La otra alternativa es más austral y propone recorrer el río Santa Cruz, desde El Calafate hasta el océano Atlántico, atravesando el país de Oeste a Este. “Es una excursión que nos permite ir de alguna forma tras las huellas de Charles Darwin y George Muster, pero con el vuelo de Francisco Pascasio Moreno, conocido como el “Perito” y creador de los parques nacionales en el país. Este año para Pura Vida el río Santa Cruz tiene condimento especial, porque se va con un espíritu de lucha bien marcado, dado que se trata tal vez del último río libre de represa que queda en la Patagonia y es uno de los menos contaminados. “El 1° de marzo haremos una travesía enmarcada en el espíritu del Agua Manda (que ya recorrió las Tierras sin Mal de los guaraníes) con el objetivo de manifestarnos en contra de la construcción de las dos represas previstas en el río Santa Cruz”, recalcaron. 

Dos ríos locales Las propuestas de eco turismo de Pura Vida tienen tal vez una de sus joyas más preciadas en el propio terruño.  La primera es navegar el río Uruguay desde el Parque Nacional El Palmar, pasando un día y una noche en ese lugar, para salir al otro día a navegar con kayak durante treinta kilómetros haciendo una nueva noche en el banco de arena Caraballo y al otro día siguiente llegar a la ciudad de Colón. “En el banco de arena Caraballo uno descubre por qué al río Uruguay se le dice Río de los Pájaros. Allí habita una colonia de aves conocidas como Rayadores y que es única en la región”, describieron a manera de invitación. Y la segunda joya local, está conformada por la propuesta de recorrer el río Gualeguaychú, desde el Palacio San José hasta esta ciudad. “Se trata de una travesía de cuatro días, donde se recorre parte del monte nativo, y es uno de los lugares que está resistiendo el avance de la agricultura a escala industrial”, destacó Rivas. “Por eso en esta biodiversidad nos maravillamos con la flora, la fauna, los arenales, las barrancas que son casi desconocidas incluso para los habitantes de esta zona”, aporta Francisconi. “Es un descubrimiento en todo su sentido, porque descubrimos nuestra tierra como nadie antes pudo habernos descripto y porque en estos viajes, también se hace una travesía a lo mejor de nuestras almas”, completa Fedkamp. 

Sustentable Pura Vida forma parte de alguna manera de Agua Manda, ese nucleamiento que también nació en Gualeguaychú para defensa de los ríos y la biodiversidad. Las excursiones del Agua Manda fueron casi heroicas y siendo contemporáneas ya tienen rasgos de leyendas. La primera fue en 2005-2006, recorriendo en 72 días el río Uruguay en toda su extensión, desde su naciente en la confluencia del río Pelotas y Canoas hasta la ciudad de Buenos Aires. Fueron dos mil kilómetros a puro kayak y solidaridad. La segunda se hizo en el 2010. El objetivo fue unir a Bolivia con Gualeguaychú siempre por río. Para ellos tuvieron que remar durante 2.600 kilómetros en 86 días, pasando por los ríos Bermejos, Paraguay, Paraná y Uruguay. La tercera excursión fue en 2011 y consistió recorrer el río Paraguay. Saliendo desde un lugar mágico y a su vez simbólico como fue en la divisoria de las cuencas Amazónica y del Río de la Plata, que son las dos más grandes de América. Partieron desde su naciente en Mato Grosso, atravesando el Gran Pantanal, para llegar por el río Paraná a la ciudad de Buenos Aires. Fueron cuatro mil kilómetros en cinco meses. Por eso el concepto sustentable enmarca, como un límite, las acciones de este grupo que se reconoce como Pura Vida. “Entendemos al turismo sustentable no solo como una propuesta amigable con el entorno, sino también un compromiso irrenunciable para generar un recurso en las poblaciones que son anfitrionas”, subrayaron. Por ejemplo, el “compre local” se privilegia en todo sentido, desde el alquiler de las camionetas 4 x 4 hasta la compra de los alimentos. 

“La finalidad es generar herramientas sustentables donde el hombre sea parte de la naturaleza y no su enemigo, y donde el eco turismo implique tomar conciencia de que el hombre es un factor esencial para consolidar la conservación, es decir, el diálogo sano del hombre con la naturaleza”, definieron. ¿Cómo hacer? Para ser parte de estas travesías hay que contactarse a través del correo electrónico puravidagchu@hotmail.com o a través de facebook buscando como Pura Vida Eco Aventura.

Nota publicada en www.diarioelargentino.com.ar, 18 de Enero de 2015.

Deja tu comentario